Mi formación académica parte tanto de las Bellas Artes como de la Biología, y en estos últimos años se han transformado en un modo de vida que hace inevitable la ósmosis. Es a raíz de una residencia artística en el sur de España, cuando me encuentro con las consecuencias y razones del cambio climático, pérdida de biodiversidad, sequía etc., reflejadas en todo el entorno natural. Me interesa a partir de ese momento poner la lente de aumento en los procesos biológicos que nos conforman, en la influencia de nuestro comportamiento como especie en la creación de ecosistemas modernos; los avances de la termodinámica y la biología molecular nos dicen que somos gradientes energéticos complejos pero al mismo tiempo nada singulares en términos históricos, cómo representar esta realidad.

Como artista no puedo evitar materializar en dibujos, cerámicas, pintura o fotografía esta investigación porque entiendo el arte como un proceso de aprendizaje, conocimiento de nuestra subjetividad y materialización de las conclusiones.

Al mismo tiempo desarrollo como docente en mi escuela en Aranjuez, proyectos de concienciación crítica sobre los desastres medioambientales y la necesidad de su cuidado a través del disfrute, la visión panorámica y el goce que proporciona la actividad artística en una comunidad.

Ecosistema veneciano. 2017 Lápiz sobre papel. 140x100 cm.
Ecosistema madrileño. 2016 Lápiz sobre papel. 165x65cm.
Ecosistema colombófilo. 2016 Lápiz sobre papel. 40x77 cm.
Identidad bacteriológica comunitaria. 2017 Lápiz acuarelable sobre papel. 135x125 cm.