Observamos cómo las imágenes son un documento histórico imprescindible a la hora de servir como testimonio y guía de los cambios experimentados por nuestra sociedad. Estos códigos sociales y estéticos se han repetido y adaptado a lo largo de los siglos hasta nuestra actualidad, en ellos podemos ver cómo se ha modificado e interpretado a la mujer con cánones y preferencias ajenas a las mismas, transformándose en códigos que han marcado nuestras expresiones artísticas.

El carácter general de las obras que planteo abordan aspectos referentes al género, en concreto el devenir de la mujer y su representación normalizada por la herencia patriarcal. Me centro en los estereotipos dañinos que se repiten a lo largo de los siglos, los cuales mantienen una posición negativa con respecto a la mujer. El resultado de mi trabajo agrupa una serie de obras que permiten reflejar una posición en contra de los roles y estereotipos legados al género femenino por nuestra cultura. Partiendo de imágenes clásicas, pretendo generar una autorepresentación alternativa a las definiciones del cuerpo híbrido de las mujeres, realizando diversas obras que revindican la importancia de cuestionar el papel femenino en nuestro imaginario visual.

El grabado es el medio por el cual vengo desarrollando mi planteamiento artístico, recuperando el lenguaje a buril dentro del grabado. Tanto en mis trabajos artísticos como en mis investigaciones de género, desarrollo un acercamiento a la creación de los medios gráficos y cómo éstos han actuado directamente en la reproducción, propagación y herencia del proceso cultural que extendió ciertas características fisonómicas y psicológicas del género femenino.

Cálmate fiera!. 2016 Instalación 20 piezas Linograbado en hueco. 250x500 cm. Zerkall Artrag 300g.
Cálmate fiera!. 2016 Instalación 20 piezas Linograbado en hueco. 250x500 cm. Zerkall Artrag 300g.