“Ningún animal puede entrar en
relación con un objeto como tal.”

Jacob Von Uexküll

“Esoterismo significa así:
articulación de modalidades de no conocimiento.”

Furio Jesi

Parto de que la evidencia del mundo va más allá de lo perceptivo-sensorial y la recreación subjetiva que cada ser hace de “lo real”. Que ésta se manifiesta más en lo relacional que en lo objetivo. Por ello la zoología abandonó todo intento de una visión unitaria del mundo y en su lugar contempla una infinita variedad de mundos perceptivos no comunicantes pero vinculados entre sí.

Me interesa especialmente está paradójica coordinación de las acciones entre los seres de ámbitos perceptivos desconectados. Un vínculo invisible que se extiende a todos los agentes físicos de un sistema.

Esta teoría de los ambientes perceptivos también se aplica entre grupos humanos e individuos, de manera que la percepción del tiempo y el espacio, y por tanto de todo, está también sujeta a lo que se denomina la identificación de los portadores de significado de cada ambiente.

Eso me llevo a entender la obra plástica no como la plasmación de un pensamiento sino, sobretodo, como entidad en sí misma, como acción coordinada que trasciende el papel de interpretar la realidad para ser ante todo un acontecimiento que se produce desde la apertura a sí mismo, una presencia, física y metafísicamente, conectada a su ser en el mundo.

En ese sentido, esta serie de trabajos presta especial atención a la relación del hombre con su propia animalidad. Y esto pasa por la relación a través del mito con la animalidad-divinidad del ser humano.

Bird inside frog. 2015 Acrílico/papel 50 x 38 cm
Frog inside bird, 2015 Acrílico/papel 50 x 38 cm.
Kaiser Flag. 2014 Acrílico/lienzo 200 x 160 cm.
Master and servant heart. 2015 Serigrafía. P/A (una de cuatro) Papel 70 x 50 cm. Imagen 50 x 38 cm.